1. Aceptas el gobierno implícitamente por vivir  en el suelo sobre el que afirma ser soberano. (Léase afirma tener legitimidad para hacer ciertas cosas como cobrar impuestos, imponer y hacer cumplir leyes, etc...)
  2. Por tanto, la aceptación del gobierno es voluntaria, lo que lo legitima.
  3. Si no te gusta, siempre puedes irte, por ejemplo, a la Antártida

¿Dónde está el problema?

Que (1) presupone que el Estado es legítimo. Ese es el problema. Y no se puede presuponer la legitimidad del Estado para probar su legitimidad. Tal cosa es una falacia petitio principii.

Veamos el absurdo: Imagina que llego y te exijo 100€ a punta de pistola. Afirmo que has aceptado implícitamente al vivir en tu casa y que cuando quieras puedes irte a la Antártida. Y eso legitima mi acción. Pero nuevamente no: Decirse legítimo no da legitimidad.

El estatista, por tanto, tendrá que buscar otra teoría que justifique la legitimidad de la acción estatal.

Comments from WordPress

  • robert robert 2013-03-13T16:28:45Z

    Pues sí: absolutamente de acuerdo.

    Sin embargo ahora ellos podrían argumentar: "Por supuesto que el Estado es legítimo ya que un acuerdo democrático con apoyo de la mayoría de los que ejercen su derecho al voto, respalda esa legitimidad. Pero no se basa en el simple ejercicio de la fuerza sobre los que se resisten porque este Estado es generoso y compasivo con los que sufren. Gracias a él los pobres encuentran sustento, los culpables son castigados...etcétera"

    Da igual que tengas razón. Casi nadie es capaz de resistirse a argumentos como el del párrafo anterior. Todo el mundo termina sacando esta conclusión: El Estado es imprescindible.

  • artir artir 2013-03-13T21:54:12Z

    Ese argumento igualmente es rebatible. Es precisamente lo que hace Michael Huemer en su último libro, de cual puede uno hacerse una idea leyendo esto: http://www.cato-unbound.org/2013/03/04/michael-huemer/the-problem-of-authority/ Por otro lado, traté informalmente ese argumento y otros en este post de mi blog http://artir.wordpress.com/2013/03/01/road-to-ancaplandia-i/

Citation

In academic work, please cite this essay as:

Ricón, José Luis, “¡Vete a la Antártida!”, Nintil (2013-03-13), available at https://nintil.com/vete-a-la-antartida/.