Abortocalipsis VI: La solución para el dilema del aborto

Hace alrededor de un año que publiqué la última entrada de la serie Abortocalipsis. Creo que ya va tocando cerrarla.

Recapitulando, las entradas de esta serie han sido

  1. Abortocalipsis I: Clarificaciones preliminares
  2. Abortocalipsis II: El estado del debate
  3. Abortocalipsis III: Definiciones
  4. Abortocalipsis IV: Malos arguentos a favor del aborto
  5. Abortocalipsis V: Crítica a Albert Esplugas

El presente artículo resume lo que he ido diciendo. La solución para el dilema del aborto es el siguiente argumento:

  1. Los conceptos de ser humano y persona aluden a realidades diferentes (Premisa)
  2. Tener X es condición necesaria para ser una persona humana (Por 1 y por conocimientos de biología)
  3. Un ser humano sin X no es una persona (Por 2)
  4. Los recién nacidos, en general, cumplen la condición 2. Por tanto, pueden ser personas. (Por biología y definición de persona en artículos previos)
  5. Un óvulo fertilizado no es una persona (Por 2)
  6. Existe un continuo de desarrollo entre una etapa de no-persona a otra de persona (Por 5 y 4)
  7. Existe un momento T en el periodo de desarrollo del feto en el que se alcanza X. (Por biología y 6)
  8. Antes de T, el aborto no implica el asesinato de una persona (Por 7)
  9. Después de T, el aborto sí implica el asesinato de una persona (Por 7)
  10. Por tanto, parece razonable permitir el aborto totalmente libre antes de T (Por 8)
  11. La defensa de la propia vida justifica (algunas) agresiones en defensa propia (Premisa)
  12. Si llevar el embarazo a término supone un riesgo elevado para la madre, es legítimo que aborte incluso tras T (Por 11)
  13. El aborto está justificado hasta T, y siempre justificado en caso de riesgo importante para la madre (Por 10 y por 12)

X es tener un cerebro que presente o haya presentado actividad neural estructurada

T es un parámetro a determinar empíricamente, con suficiente márgen de seguridad. Según David Boonin, estaría entre 25 y 32 semanas. (Entre 6 y 8 meses). El 99% de los abortos tienen lugar antes de ese periodo. 6 meses, el plazo más conservador, da bastante tiempo a la madre para decidirse a abortar, cuadra con prácticas legales actualmente existentes y cumple con la argumentación aquí presentada.

Podría objetarse, incluso si se acepta mi concepción de persona, que T es un tiempo arbitrario. ¿Por qué 25 semanas y no 24? La Ética puede darnos principios generales de actuación, pero a la hora de aplicarlos, es el Derecho el que debe particularizar esos principios para que puedan ser usados. Las alternativas, que serían prohibir todo aborto o permitir todo aborto no parecen mejores que la solución aquí propuesta.

Por tanto, el aborto debe ser legal al menos hasta el sexto mes, y siempre legal en caso de riesgo importante para la madre. A partir del sexto mes hablaríamos de un asesinato y no parece que debiera ser legal. Podría ser el caso de que tampoco se pudiese forzar a la madre a tener su hijo, y entonces abortaría de todas formas y luego sería juzgada. Podría pagar luego una multa a algún consorcio de asociaciones pro-vida que tratarían de usar ese dinero para, justamente, evitar que las mujeres aborten y encargarse ellos de los hijos no deseados.

This entry was posted in Blog. Bookmark the permalink.

3 Responses to Abortocalipsis VI: La solución para el dilema del aborto

  1. Juan Ignacio Martin says:

    Persona, sujeto de derecho. Persona, individuo de la especie humana. Si desde el primer instante de la concepción – aunque sea en potencia -, podemos hablar del inicio de una nueva vida humana – de un nuevo individuo de la especie humana -, da lo mismo aniquilarla en un momento de su desarrollo que en otro.
    Si todo nuevo individuo de la especie humana (persona) es sujeto de derecho desde el primer momento de la concepción (a las 24 horas más o menos empieza la división celular, inicio de los diferentes miembros del cuerpo ), ahí tiene Vd. a una nueva persona.
    Vd. y yo, hace unos años fuimos cigotos. Después fetos. Y un día, recién nacidos. Si nuestras respectivas madres, a la semana de la concepción, hubieran abortado, ni Vd. ni yo estaríamos aquí.
    Por más que leo y discuto, nadie ha sabido darme una justificación completa del asunto.

    Un cordial saludo,

    • Artir says:

      Hola,

      Primero, gracias por el comentario.

      Ahora, cuando hago referencia a persona a lo largo del texto, como indico en varias ocasiones, me refiero a ‘persona’ en su concepción ético-filosófica, no jurídica. Lo jurídico no entra en este análisis más que ligeramente en la entrada referente a conclusiones.
      Y en filosofía se distingue entre eso, y un individuo perteneciente a la especie humana (un ser humano). En tanto toda persona tiende a ser un ser humano y viceversa suelen confundirse.

      Desde el momento de la concepción hay vida humana individual, y no da lo mismo aniquilarla en un momento u otro, pues se producen cambios de relevancia entre, por ejemplo, un cigoto y un señor de 80 años.

      Si todo ser humano es una persona por el hecho de ser un ser humano, estás asumiendo que tener un determinado ADN (el de homo sapiens) te da derechos, y por tanto desde la concepción tendría los mismos derechos que pueda tener una persona.

      Pero yo argumento que no. Hay seres humanos que no son personas, pues ćomo mínimo, el ser persona requiere la existencia de algún tipo de capacidad cerebral, y en los primeros estadíos del desarrollo embrionario ni siquiera existen. No hay nada que haya sentido, o sienta, o recuerde, piense o desee (O lo haya hecho).

      En cierto sentido, sí, fuimos cigotos (En tanto somos producto del desarrollo continuo de los mismos), y sí, de haber sido abortados no estaríamos aquí.
      Pero recordemos que en el momento de ser cigotos, notros en tanto personas que piensan, sienten, recuerdan, desean, etc.. no existíamos. Por tanto, como argumento a lo largo de los artículos, acabar con seres humanos que no son personas puede no ser parte de una buena vida (no ser virtuoso) pero tampoco es una violación de derechos (en sentido ético) y por tanto tampoco debería en principio ser ilegal en un código de derecho positivo.

  2. Pingback: Sobre el papel irrelevante de la mujer en el debate del aborto | Nintil

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s