El consumismo es anticapitalista

¿Qué es el capitalismo? ¿Qué elementos definen la idea de ‘capitalismo’?

En primer lugar, capitalismo es un concepto diferente de libre mercado. Una tribu aislada que vive del trueque entre sí y con otras tribus es una sociedad de libre mercado, en tanto tendrían libertad para producir e intercambiar,  pero no es una sociedad capitalista. Esa tribu tendrá bienes de orden superior (bienes de capital) pero no un valor monetario de esos bienes (capital) que permitan el cálculo económico .

El capitalismo es un sistema económico donde existe capital, siendo el capital el ‘Valor económico de los factores productivos que se dirigen a obtener un lucro monetario en el mercado’. El capitalismo es un refinamiento del libre mercado, que surge al introducir una forma de dinero estable, que permite la formación de precios y la búsqueda de beneficios expresados en una unidad de cuenta común.

Y ya está.

Obviamente una sociedad no es sólo un sistema económico, ni los sistemas económicos son exactamente como los tipos ideales: EEUU y España son sociedades capitalistas, pero en diferentes grados.

Expresado esto, toca definir qué es el consumismo. Puede definirse consumismo de dos maneras: una por el afán de consumo excesivo y otra, por definir la identidad propia en relación a lo que se compra y tiene.

Una vez definidos ambos conceptos, es obvio que son conceptos que no van a priori de la mano.

Pero existe en la concepción popular, y principalmente dentro de los autodenominados anticapitalistas, una relación fuerte entre capitalismo y consumismo. La causa en principio parece ser que las sociedades capitalistas son consumistas, mientras que las que no lo son no, y por tanto, si bien conceptos diferentes, parece haber algo en el capitalismo que fomente el consumismo. Esa hipótesis es razonable plantearla y estudiarla. Lo que no lo es es decir que el consumismo es algo intrínseco, algo que el capitalismo necesita, o algo que dentro del sistema capitalistas es una virtud.

El sistema capitalista como tal no parece tener virtudes. No es una prescripción de la vida buena, sino una herramienta, un mecanismo de intercambio. Pero estudiando la naturaleza del capitalismo pueden extraerse algunos valores que fomentan la extensión y el desarrollo de la base del capitalismo: el capital. Aquí nombraré al menos cuatro.

La primera es el ahorro. Sin ahorro no hay inversión y por tanto no hay capital. Una sociedad extremadamente pobre que vive al borde de la subsistencia consume todo lo que produce y no puede por tanto generar capital. Algo de consumo siempre va a haber: el ser humano lo necesita, pero la relación es la inversa a la que suele sugerirse: a más ahorro (no más consumo) más capital. El camino más rápido a acumular cantidades ingentes de capital es consumir lo mínimo  posible y ahorrar y reinvertir el resto del excedente productivo.

La segunda sería la paciencia: a más paciencia más tiempo es posible ahorrar, y en general métodos de producción más productivos es posible emplear. Lo cual genera más acumulación de capital, por supuesto.

La tercera sería el autocontrol: en el transcurso de una inversión pueden ocurrir toda clase de desventuras que inciten a abandonarla. Una empresa puede pasarse varios años en pérdidas, o una cartera de acciones puede ver desplomarse su valor al pinchar una burbuja. Eso incita a  perder la confianza y a vender y alejarse del mercado. Un buen capitalista, no obstante, debe juzgar sus inversiones con cabeza fría, analizando los fundamentales de sus empresas y activos. Si el mercado cae, da igual: es una oportunidad para comprar o invertir más.

Finalmente la cuarta sería informarse antes de actuar: sencillamente uno debe saber en lo que invierte o corre riesgo de caer en una inversión ruinosa. De igual manera: en general cuanto mejor se conozca el sector donde se entra, mejores retornos.

Estas cuatro virtudes son, por cierto, el núcleo de la filosofía del value investing, cuyos seguidores logran batir de forma sistemática y sostenida en el tiempo al mercado.

Cuantas menos de estas virtudes tenga una sociedad, menos capital podrá acumularse. Un buen capitalista, en resumen, debe ser ahorrador, paciente, comedido y juicioso en sus inversiones.

Por tanto, si uno quiere atacar contra lo que es el capitalismo, uno debe hacer justamente lo contrario: consumir, ser cortoplacista, gastar alocadamente y no pararse a pensar en lo que se compra. Y esto es casi la definición de libro de consumismo que he esbozado arriba. Efectivamente, ¡El consumismo es anticapitalista!

Las sociedades capitalistas permiten el consumismo, pero no lo necesitan. Es una falacia que el capitalismo requiera cada vez mayores cotas de consumo para sostenerse o que caídas en el consumo causen crisis económicas. Por tanto es obvio que sólo vamos a ver consumismo si una sociedad es capitalista y no si no lo es, pero no necesariamente si hay capitalismo habrá consumismo.

Lo que sí podría tener sentido, como dije antes, es que exista algo en el capitalismo que incite al consumismo. Es una hipótesis a estudiar que se plantea aquí, por ejemplo.

En posts posteriores emplearé este pequeño marco teórico para explicar por qué artículos como este  yerran totalmente el tiro.

 

Advertisements
This entry was posted in Blog. Bookmark the permalink.

12 Responses to El consumismo es anticapitalista

  1. Maribel says:

    El consumismo forma parte de la filosofía e ideología capitalista. Yo por ejemplo, cuando critico el consumismo, simplemente estoy criticando un modelo superficial de consumismo (Y sobre todo el lenguaje propagandístico)
    Es verdad que la gente necesita consumir, pero quienes nos bombardean constantemente con la publicidad, son empresas que tienen como objetivo aumentar sus ganancias capitalistas. Y hegemónicamente están en todas las plataformas de comunicación (TV, Radio, etc) Por eso es fundamental fomentar y crear esa demanda para poder subsistir en el sistema. Pero os cuesta ver las consecuencias. (Las externalidades)

    Un saludo

    • Artir says:

      No lo hace, por lo que precisamente he explicado en el post. El consumismo es algo que sólo es posible en el capitalismo, y como digo es algo a estudiar si el capitalismo lo fomenta, cosa que he dejado para otro post.
      Lo que digo es que un capitalista que sea un consumista será un mal capitalista, y por tanto anti-capitalista. El consumismo en sí, eso de definirse por lo que uno compra y tiene es algo que yo también critico.
      .Una externalidad es un efecto negativo en un tercero fruto de una transacción consensuada. La publicidad podría verse como externalidad negativa, no sé si querías ir por ahí.

      Pero bueno, en futuros posts analizaré la relación capitalismo-consumismo, una vez zanjado que el consumismo no es bueno para la generación de capital.

      • Artir says:

        Es decir: sí, es cierto,, a las empresas grandes o pequeñas, o al artesano que fabrica botijos le interesa que le compres más de lo suyo, innegablemente, y tratarán de convencerte para que lo hagas. Pero eso no es una virtud capitalista.

      • Maribel says:

        Pero un buen capitalista también puede ser ambicioso y apasionado. Y la suerte es un factor importante para esta economía de casino; si ganas eres el triunfador, ergo, eres un capitalista y entras en el club. Si pierdes, -Ah, lo siento, ya no eres capitalista- Parece que no te conviene.

        • Maribel says:

          “un mal capitalista es un anti-capitalista” Pues yo creo que no. Simplemente es un mal capitalista. Y punto.

          • Artir says:

            Ser anti-algo es oponerse a los valores que algo representa. Con su actuación (no siendo paciente, invirtiendo a lo loco, dejándose llevar, etc…) no está ejemplificado esos valores. Incluso aunque de palabra diga que el capitalismo le mola, sus acciones no son las adecuadas para lo que predica.
            Si los anticapitalistas quisiesen acabar con el capitalismo, sólo tendrían que hacer que los capitalistas cayesen en el consumismo y dilapidasen su capital. En ese sentido el consumismo va en contra, como decía, de lo que es el capitalismo.

            Y también, ciertamente, el título está puesto de una manera un tanto troll 😛

        • Artir says:

          Sí, la suerte es un factor importante, pero no es una economía de casino. Si uno invierte aleatoriamente lo normal es que pierda.
          Ser ambicioso y apasionado es compatible con ser un capitalista, no contradicen las virtudes del capitalista que he esbozado en el artículo.

          Si tienes capital eres un capitalista, si no, no (Por definición). Eso es así, no es conveniente ni inconveniente, es una mera estipulación. Si eso, si alguien gana, su éxito normalmente no se debe sólo a sus actuaciones y si pierde, no significa que sea un fracasado. La prueba y error son algo necesario en el capitalismo.

  2. Pingback: El capitalismo es consumista, o por qué Artir no ve completo el problema | Libertad y Racionalidad

  3. Pingback: Análisis del consumismo I: el consumo innecesario | Artir contra el mundo

  4. Pingback: Top 10 de posts en el Blog de Artir, edición 2014 | El blog de Artir

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s