Todo es posible, hasta que se demuestre lo contrario.

En lógica y filosofía existe un principio, según el cual quien afirma que algo existe tiene que ser quien lo demuestre. Tal cosa tiene todo el sentido del mundo: El conjunto de cosas que no existen es infinitamente mayor que el de cosas que existen.

Dado el lugar que ocupa un átomo, podría haber en su lugar casi cualquiera del resto de elementos de la tabla periódica. Si extendemos eso a moléculas y luego al orden de metros cúbicos, tenemos una cantidad imaginable de cosas que podrían existir, y sin embargo, sólo una de todas esas es la que existe. Si algo ocupa (demostramos tal cosa) un lugar espacial concreto, todas aquellas combinaciones de átomos que podrían existir en ese lugar quedan descartadas.

Por tanto, tiene sentido decir que algo por defecto no existe, y que es la existencia la que debe probarse, y no la inexistencia.

Un ejemplo:

“Existen los unicornios”: Tal afirmación está diciendo que al menos, en algún sitio del universo, existe un ser con las características descritas. ¿Cómo vamos a refutar eso? No podemos: siempre habrá más y más sitios donde mirar y buscar unicornios. Cualquier afirmación descabellada podría ser cierta en algún lugar del universo! Por tanto, es más lógico pensar que por defecto no existen.

Lo que nos lleva al siguiente asunto. ¿Pueden existir los unicornios? Veamos… ¿Incumple el concepto de unicornio alguna ley de la naturaleza, sea física o lógica? No, no la incumplen. Por tanto, la afirmación de si pueden existir los unicornios es cierta. Un ligero matiz: Afirmaciones de existencia vs afirmaciones de posibilidad.

En el caso de afirmaciones de posibilidad la cuestión es diferente: ¡Ahora hablamos de un conjunto donde lo que es minoría son las cosas que no pueden existir!  Sólo aquello que rompa una ley lógica o natural es descartable de la existencia: Máquinas térmicas más eficientes que la de Carnot, o un campo magnético cuya integral en una superficie cerrada sea distinta de cero, o un móvil perpetuo.

De igual manera que afirmamos que es imposible demostrar que algo no existe (salvo por las citadas imposibilidades físicas) y que por tanto la carga de la prueba debe recaer sobre quien afirma que algo existe (No-existencia por defecto), podemos afirmar que demostrar que algo es posible es forma trivial: basta con chequear si incumple alguna ley física. Si no lo hace, queda ipsofacto certificado como posible, y la carga de la prueba pasará a la otra parte, que deberá probar su imposibilidad. (Posibilidad por defecto).


graf

Todo lo que existe es posible. Todo lo que no existe es imposible. [EDIT (12/04/15) Todo lo que es imposible no existe] Pero no todo lo posible existe.

This entry was posted in Blog, Filosofía. Bookmark the permalink.

3 Responses to Todo es posible, hasta que se demuestre lo contrario.

  1. Pingback: Abortocalipsis III: Definiciones | Artir contra el mundo

  2. Pingback: Tradición y violencia | Artir contra el mundo

  3. Pingback: Probar una proposición negativa | Níntil

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s